El calendario de ecografías durante el embarazo

9 julio, 2019 Dayvo Sistemas

Para poder controlar adecuadamente y de la mejor forma posible al feto que tienes en tu interior, la ecografia 5d es la prueba por excelencia, dotada ya incluso de realidad aumentada. Tras la evolución tecnológica que ha ido experimentado esta técnica de diagnóstico desde la primera hasta la más reciente, puedes observar en la pantalla cómo se está desarrollando tu futuro bebé.

Desde la perspectiva médica, es una herramienta muy útil para ir revisando periódicamente el estado fetal dentro de tu útero. Así, la ecografía aporta, mediante ondas de ultrasonido, imágenes e incluso sonidos de cómo late el feto en cada etapa de su desarrollo. Pero, ¿sabes con certeza cuántas veces y en qué momento debes someterte a esta prueba durante tu embarazo?

Tres ecografías y sus objetivos

La primera ecografía 5d debe llevarse a cabo entre las semanas 6 y 8 de la gestación. El especialista médico pretende con ella precisar la edad gestacional y la vitalidad embrionaria, así como diagnosticar posibles embarazos múltiples junto a su corionicidad o posibles anomalías en el embrión. De esta forma, puede descartar un embarazo ectópico o la existencia de alguna patología uterina.

Pasados unos quince días o más, entre la semana 11 y 14, debes acudir a tu segunda ecografía para confirmar que lo observado en la primera revisión es correcto, al tiempo que se vuelven a investigar posibles anomalías anatómicas fetales junto a otras comprobaciones.

En este momento concreto, es necesario también que el médico evalúe la ecolucencia retronucal, ya que puede resultar útil para diagnosticar otras patologías como el síndrome de Down. En embarazos de gemelos, es de utilidad por la transfusión. Otra actuación consiste en medir el hueso nasal, el ductus venoso y la regurgitación tricuspíodea. Así mismo, si existieran malformaciones mayores, también se observarían.

Tu tercera visita de control debe tener lugar entre las 22 y 26 semanas con los siguientes objetivos: localizar la placenta, efectuar el screening de preeclampsia y de retardo del crecimiento intrauterino (RCIU), examinar minuciosamente la anatomía fetal e, incluso, comprobar el estado de la oxigenación del feto, entre otros aspectos.

Una cuarta para mayor seguridad

Para finalizar el listado de ecografías durante tu embarazo, y dependiendo de cómo haya sido el proceso de gestación continuado, una última revisión es importante entre las semanas 32 y 34. En este momento, el examen principal tiene como fin comprobar el desarrollo ponderal del feto, fijando el percentil de crecimiento en relación a su edad. También esta prueba sirve para detectar el RCIU, confirmar la localización definitiva de la placenta y buscar posibles alteraciones en el líquido amniótico.

Con todo esto, obtienes una mayor seguridad gestacional. Con la ecografía 5d como recurso innovador, tu embarazo estará bien controlado.